En la mitología griega, Etálides fue hijo de Hermes y Eupolemía. Nunca olvidaba gracias a una vara que le regaló su padre. Su destino consistía en habitar alternativamente entre los vivos y entre los muertos. Formó parte de la tripulación del Argo en busca del vellocino de oro, donde, debido a su memoria prodigiosa, hizo las funciones de mensajero.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.